José Ángel Tapia Garrido

 

Sacerdote e historiador, José Angel Tapia nació en la localidad de Abla, aunque pronto se trasladó a la capital almeriense donde cursaría sus primeros estudios en el colegio Ave María de El Quemadero. El Seminario Diocesano le acogió en los siguientes años para estudiar el Bachillerato y el Magisterio.

Tras ser ordenado sacerdote, ya en 1943, queda en el Seminario ocupando varios puestos. Su labor como párroco comienza en 1948 al frente de los fieles de Vélez-Blanco y continúa más tarde en Berja. Ambos municipios le ofrecen su primera base de datos para trabajar en el campo que trillaría con afán, la historia. Las publicaciones suyas Vélez Blanco, villa señorial de los Fajardo y la Historia de la Baja Alpujarra se deben a los datos obtenidos en los archivos locales y revisados por su mano.

Ya en la capital y comenzada la década de los años 70, publica una de sus grandes obras: Almería, piedra a piedra. Entonces el Ayuntamiento le nombra cronista de la ciudad. La Real Academia de la Historia también le nombra académico y la Caja de Ahorros decide concederle una beca con carácter vitalicio para que se emplee por entero, como se lo permite la Iglesia en esos momentos, a hacer de notario de la historia presente y a recopilar el pasado.

Su obra con dos títulos tan destacados como Historia General de Almería y su provincia o Almería, piedra a piedra y Almería, hombre a hombre dan talla de un laborioso trabajo que recoge el pasado desde la Prehistoria de esta provincia hasta nuestros días, además de dar cuenta de cada uno de los rincones de la ciudad, con su por qué y su cuándo detalladamente expuesto y descrito.

El padre Tapia falleció en agosto de 1992 y dejó una obra inconclusa, sobre la villa que le vio nacer, además de otra que versaba sobre el folklore almeriense.

Más información.